La Función Del Mito

En Mitologías dice Barthes: “La función del mito es eliminar lo real; es, estrictamente, un derrame incesante, una hemorragia o, si se prefiere, una evaporación, en síntesis, una ausencia sensible.”

Podría decirse que el mito se dirige hacia esa dirección, como en una especie de goteo incesante va tejiendo estrategias para acrecentar lo amorfo o indefinido dentro de cierta estructura donde el mito se ha asentado. Así establece un pasaje desde un término con mala fama a una idea dónde pueda albergarse más significantes de índole más amable y confortables, sin pedir demasiada explicación pues el mito niega la explicación. Ese metalenguaje es utilizado para atenuar lo discordante, hacer ver en donde hay realidad, ideología y donde hay naturaleza, intención histórica.

barthes x raulszkraba2

 

La Doble Estructura Del Mito

Dice Barthes en su Mitologias:

“…existen en el mito dos sistemas semiológicos de los cuales uno está desencajado respecto al otro: un sistema lingüístico, la lengua (o los modos de representación que le son asimilados), que llamaré lenguaje objeto, porque es el lenguaje del que el mito se toma para construir su propio sistema; y el mito mismo, que llamaré metalenguaje porque es una segunda lengua en la cual se habla de la primera.”

Es que el sistema semiológico tal como lo estudió Saussure consta de tres elementos: el significado, el significante y el signo; en el mito y según Barthes se desplaza y se duplica, es como si apareciese un fantasma que se posa sobre ese sistema formando un segundo y distorsionándolo. Ambos siguen funcionando asociados vaciando y llenando significantes y sentidos, como si de compuertas y diques se tratara. Lo cierto es que sobre el signo del primer sistema llamado lenguaje objeto se posa el significante del segundo llamado metalenguaje. El lenguaje objeto ofrece sostén formal sobre el cual el metalenguaje despliega su potencia.

barthes y stornelli

Un Mito Para Barthes

Que es un mito para Barthes?. Desde un principio él expresa que es un habla, no un lenguaje o una lengua, sino un habla. Con toda la ambigüedad que el término pueda portar en sí, parece el indicado para la definición de mito, pues sugiere la perspicacia de un chef erudito que a partir de sabores y texturas más que de rótulos de ingredientes basa su criterio. Esa noción de habla es la que utiliza Barthes para analizar el espacio en dónde el mito puede potenciarse y también bajo qué condiciones manifestarse. Aquí queda claro que todo puede ser un mito, pues todo puede ser hablado, pero plantea un límite que es por el cual se define, es su forma quien define su mensaje y no su objeto. Su objeto seria su contenido, o eso sobre lo que se modula o modela la forma. Sobre lo dado, lo contenido, lo existente se modela una forma. De todas formas el habla o el mito junto a su mensaje, está circunscripta a la historia de los hombres, que es quien la contiene. No es la naturaleza la que le da origen sino la que no le impide desarrollarse. Cierta ambigüedad es la que le ofrece sustento al mito, pero también es un juego de cambio de roles, como una corriente eléctrica que se produce al interactuar dos polos en una misma línea. Entonces: sentidos, significantes, signos, naturaleza, realidad, historia y tiempo, serían diferentes aristas por donde circularían las razones para que un mito exista.barthes x raulszkraba