Lo posdeserto

Vemos con inquietud cierta tendencia a la radicalización de nuestras mejores intenciones. Vemos como por ejemplo aquellos que estaban en el borde, en la frontera, se alzan hacia nosotros mismos, no creyendo que les dimos entidad. El límite nos daba forma y ante esto, o una de dos, o nos están corriendo o nos están traicionando desde aquí mismo. Erramos en lo propio, lo propio era incompleto. Evidentemente no contábamos que en esta instancia la frontera no respondería a su historia ni a nosotros, que no  llegamos a evaluarlo.

Lo posdeserto no trata ya de la deserción del vacío y el desierto. Es quizás la desintegración de esa inquietud, esa mirada.

Entonces hay alguien o algo del otro lado que pretende disolvernos en partículas sin conexión. Porqué?

Quién es? qué es? le pregunte al pastor, me dijo que del otro lado es tierra de dragones.