La Habitación de la Verdad.

El simulacro arroja a su sombra también, a la realidad que la contiene. Quien no cae es por lo menos arrastrado. Mientras mas vectores que sostengan la superficie de lo real y participen del simulacro, mas profunda será la caída. Pero, adonde caen? adonde nos llevan? A otra interpretación del sentido. A su puja, a su batalla. Cuando nos encierren a su sombra victoriosos, qué es lo que quedará? Qué será del sentido original?

Como el pigmento no diluido, lo sólido previo al derrumbe quedará como esquema de lo ausente y perdido.

La resiliencia será el camino para la construcción de una copia del anhelo original, en ese momento los fantasmas huirán y lo ausente será habitado por la verdad.

 

rositchnegebels01