Hernán Rojo

Los Desertos tuvo la oportunidad de hablar con Hernán Rojo que, como todo artista plástico, es alguien que materializa lenguajes ocultos al resto. En este caso, se materializa en objetos estéticos de una riqueza simbólica que delimita cosmogonías e invita a explorar por sola presencia. Nos sumergimos entonces en esa cosmogonía intentando descubrir sus llaves y puentes.

En principio nos situamos en cuatro de sus series: los dibujos, las explosiones, los individuos y las tramas.

Los Desertos: En los dibujos hay una clara interpelación a la línea. Ante la clásica definición de unión de dos puntos, vemos una línea que genera nodos, a su vez vemos que el tiempo que se deriva del uso de una sola línea genera muchas, esta línea arma estructuras que son pesadas pero parecen levitar como si fuesen solo nubes. Si el dibujo para el escultor es una herramienta que solidifica, limita, contiene o perfila superficies. Cuales son las influencias artísticas que han hecho que en tu caso sea una herramienta de exploración del elemento en sí, poniendo en jaque al mismo elemento hasta el punto de quebrar su propia ontología?

Hernán Rojo: Me interesa que pueda verse esa doble lectura en mis trabajos, en general trato de integrar o hacer contrapuntos entre las diferentes disciplinas que conozco, me gusta que un dibujo pueda verse como el boceto de una escultura o su diseño, pero cuando los hago busco que puedan verse simplemente como formas dibujadas, el recurso de la línea viene de mi formación escultórica, en el que para sostener una forma se necesitan ciertas estructuras. Cuando dibujo juego con mas libertad, esas tramas están como flotando y no van a caer. Hay dos artistas que son mis referentes cuando pienso en mis trabajos, Emilio Renart y Lucio Fontana.

LD: Evidentemente hay algo en el manejo del tiempo pues en esta serie de esculturas de telgopor se evocan explosiones congeladas, el movimiento que se genera en presencia de toda la serie es como la de diferentes fases de explosiones o erupciones. Si hay cazadores de tormentas hay quien también quizás pretendan congelar explosiones. La tensión quieta o el movimiento congelado es algo propio del manejo de esas polaridades que también aparecen en los dibujos. Hay algo incluso de danza butoh aquí, esa especie de estética del espanto. Crees que esto puede ser así?

HR: Estos trabajos surgen de un trabajo un poco performático en el taller, en el que juego con los materiales de distintas maneras y a distintas velocidades fluyen, se acomodan y finalmente se detienen. No conozco demasiado el butoh pero podría conectarlo con el Tai chi, en relación al desplazamiento y el movimiento de los cuerpos y el espacio.

LD: Nos encontramos dentro de esta cosmogonía en proceso que no es cerrada sino que sigue expandiéndose con objetos escultóricos tradicionales llamados individuos. Sus formas seriadas y respetadas. Lo orgánico y a su vez lo circular. Es como si la exploración y la explosión aquí se haya aquietado mediante la aplicación de un orden simétrico y circular, casi fractal. La repetición y autosimilitud constitutiva de cualquier fractal aparece aquí como orden neoclásico contemporáneo. Entrando en tensión con tu obra pero logrando a su vez el orden que en otras series era búsqueda e irrupción. En definitiva constituir un ser bajo otros parámetros. Te suele suceder esto de esquivar simetrías y encontrar fractales?

HR: Me interesa bastante la ciencia, (llegué a estudiar tres años de veterinaria), cuando comencé con estas series intenté trabajar a partir de mis conocimientos de biología, traducidos a un lenguaje del volumen, de lo corpóreo. En un punto reducir la simetría a algo orgánico, que claramente presenta derivaciones, deformaciones. Creo que los fractales son algo mas complejo, pero en un punto veo cierto crecimiento indefinido que de algún modo aparece evocado en estos individuos.

LD: Llegamos entonces al encuentro de este tipo de tramas que has construido y parecen huellas desplegadas sobre paredes. Huellas de cuerpos que se desplazan sobre superficies. Te propongo un juego, según estos indicios o huellas que seria tu obra, como crees que serian esos cuerpos que se han desplazado sobre esas superficies?

HR: Pienso en el origen de una vida en condiciones distintas a las que conocemos. En otra dimensión.

hernan rojo

LD: Cómo vivís tus muestras cada vez que tenes la oportunidad de atravesar el proceso?

HR: Intento que las muestras tengan un clima. No llegan a ser instalaciones, aunque busco que se generen distintas sensaciones imaginarias y físicas a partir de un montaje de obras que nunca son de manera definitiva una escultura, un dibujo, una pintura.

 

Glenn Gould

Alguien con una memoria portentosa, increíble concentración y un oído absoluto que permite escuchar cerebralmente las polifonías mas complejas hacía que nunca tocase con partituras, pues no las necesitaba. Por esa razón nunca tocaba una pieza de la misma forma. Era un intérprete singular, que se tomaba la libertad de dialogar de igual a igual con las obras que emprendía. Tocaba con su cerebro e incluso muchas veces no necesitaba del piano para ensayar. Sin embargo dejó de presentarse en vivo a sus 34. Le parecía de cierto sadismo la actitud de un público esperando pasivamente, a oscuras, solo aplaudiendo o silbando según su humor, el sacrificio de quien estando en un escenario entregaba lo suyo mediante una bola de nervios y pasión. Odiaba los conciertos, iba solo a los suyos declaraba con ironía. Soñaba con una sala propia al que el público se acercara respetando una serie de reglas impuestas por él mismo. Usaba trajes arrugados e iba despeinado, siempre mas abrigado que el resto. Su postura frente al piano no era la común, se sentaba en una silla mas baja que siempre llevaba consigo. Por eso también su sonido era característico, no atacaba las notas, simplemente las hacia brillar.  Cantaba mientras tocaba y a veces se descalzaba. Fue uno de los pianistas mas destacados del siglo XX. Parte de su música en la actualidad viaja junto a la de los Beatles, que odiaba, buscando señales de vida extraterrestre en el Voyager. Hay un documental en el que se lo puede ver, este documental producido por la NFB de Canadá dividido en dos partes llamadas Off the Record y On the Record. Retrata su visita a Nueva York con motivo de una serie de grabaciones para el sello Columbia y también su vida diaria en Canadá. En parte de ese documental lo vemos en su mejor momento tocando Bach.