Glenn Gould

Alguien con una memoria portentosa, increíble concentración y un oído absoluto que permite escuchar cerebralmente las polifonías mas complejas hacía que nunca tocase con partituras, pues no las necesitaba. Por esa razón nunca tocaba una pieza de la misma forma. Era un intérprete singular, que se tomaba la libertad de dialogar de igual a igual con las obras que emprendía. Tocaba con su cerebro e incluso muchas veces no necesitaba del piano para ensayar. Sin embargo dejó de presentarse en vivo a sus 34. Le parecía de cierto sadismo la actitud de un público esperando pasivamente, a oscuras, solo aplaudiendo o silbando según su humor, el sacrificio de quien estando en un escenario entregaba lo suyo mediante una bola de nervios y pasión. Odiaba los conciertos, iba solo a los suyos declaraba con ironía. Soñaba con una sala propia al que el público se acercara respetando una serie de reglas impuestas por él mismo. Usaba trajes arrugados e iba despeinado, siempre mas abrigado que el resto. Su postura frente al piano no era la común, se sentaba en una silla mas baja que siempre llevaba consigo. Por eso también su sonido era característico, no atacaba las notas, simplemente las hacia brillar.  Cantaba mientras tocaba y a veces se descalzaba. Fue uno de los pianistas mas destacados del siglo XX. Parte de su música en la actualidad viaja junto a la de los Beatles, que odiaba, buscando señales de vida extraterrestre en el Voyager. Hay un documental en el que se lo puede ver, este documental producido por la NFB de Canadá dividido en dos partes llamadas Off the Record y On the Record. Retrata su visita a Nueva York con motivo de una serie de grabaciones para el sello Columbia y también su vida diaria en Canadá. En parte de ese documental lo vemos en su mejor momento tocando Bach.

 

Anuncios

La Montaña

Lejos de estas redes de bytes y mediante un esfuerzo de mediana intensidad se puede encontrar cierta zona de reposo en donde los nodos ya no abundan y donde las líneas no alcanzan a cubrir el espacio que se ocupa. Para el especialista este sitio es denominado la montaña, un lugar donde la señal no llega ni quiere llegar. Una montaña más cerca del cielo, ese mismo cielo como ideal de perfección. Ver desde lejos esta trama que compartimos con nuestros odiadores, mientras despiertan el peor sentimiento logrando que la razón se nuble ya sin poder salir. Uno de los puntos que genera el movimiento no sentirá necesidad, el movimiento será inútil. Nuestro sentido se cancela. Solo la trama hablará. Mientras desde la montaña alguien nos observa.

peñalupa

Lo Posdeserto

Vemos con inquietud cierta tendencia a la radicalización de nuestras mejores intenciones. Vemos como por ejemplo aquellos que estaban en el borde, en la frontera, se alzan hacia nosotros mismos, no creyendo que les dimos entidad. El límite nos daba forma y ante esto, o una de dos, o nos están corriendo o nos están traicionando desde aquí mismo. Erramos en lo propio, lo propio era incompleto. Evidentemente no contábamos que en esta instancia la frontera no respondería a su historia ni a nosotros, que no  llegamos a evaluarlo.

Lo posdeserto no trata ya de la deserción del vacío y el desierto. Es quizás la desintegración de esa inquietud, esa mirada.

Entonces hay alguien o algo del otro lado que pretende disolvernos en partículas sin conexión. Porqué?

Quién es? qué es? le pregunté al pastor, me dijo que del otro lado es tierra de dragones.

ovejadragon

La Habitación de la Verdad.

El simulacro arroja a su sombra también, a la realidad que la contiene. Quien no cae es por lo menos arrastrado. Mientras mas vectores que sostengan la superficie de lo real y participen del simulacro, mas profunda será la caída. Pero, adonde caen? adonde nos llevan? A otra interpretación del sentido. A su puja, a su batalla. Cuando nos encierren a su sombra victoriosos, qué es lo que quedará? Qué será del sentido original?

Como el pigmento no diluido, lo sólido previo al derrumbe quedará como esquema de lo ausente y perdido.

La resiliencia será el camino para la construcción de una copia del anhelo original, en ese momento los fantasmas huirán y lo ausente será habitado por la verdad.

 

rositchnegebels01

Error 404

 

Ahora se porque ustedes lloran, pero es algo que nunca podré hacer.“

Terminator T800

 

En tiempos de Big Data y Machine Learning dejamos de determinar nuestras elecciones. Inteligencias artificiales absorben datos que rastrean de nuestra navegación y nos redireccionan a lo que una máquina considera que nos interesa, lo único humano de esa decisión autónoma es el trabajo del programador.

Los hipervínculos para anexar nuevos territorios se convierten en esquemas formateados de un devenir despótico y cerrado. Es así que el deseo se clausura y el tiempo fragua en compartimentos estancos. Los hipertextos ya son solo débiles conexiones de solo un texto y escrito en letras de hormigón.

Sociedades que creen ser dueñas de una subjetividad, programadas con su fin de la intimidad y de lo público… creemos ser libres?.

El algoritmo reduce al ser humano a una mirada y un click. La mirada es la herramienta y el click su uso. Solo cuando un error, un bug, aparezca, disparará en la mirada, un pestañeo de extrañeza. La resistencia habrá empezado.

tazas1

Manifiesto

La idiosincrasia, la forma de ser de aquellos que no dejan de presentarse a sí mismos como se espera. La mirada para configurar y reconfirmar la fortaleza por la cual se respira. Algo tan sutil como ver, para luego reconocerse en ese patrón que todo lo sostiene y por el cual se adquiere sentido. En ese espacio donde nadie se detiene a observar para conocer el conocimiento resulta una quimera de la que nadie espera una certeza.

Se espera en forma de fragmentos vestigios de un patrón que puedan ser o ya hayan sido. Se siguen caminos sin salida donde la única seguridad sean cuevas al costado. Después de dar muchas vueltas volveremos por algunas de nuestras cosas.

En la creencia de encontrar patrones similares constituimos tribus de fe, nadie se animará a contrariarlos, pues la fe mueve montañas y también aniquila a sus cismáticos. Nuestra única seguridad será el secreto y la oscuridad..

En ese desierto al que nos arrojaron y por el cual deambulamos muchas señales ya no hay. No es estar perdido transitar por el limbo en donde todo puede ser y nada es. La búsqueda es infructuosa e inútil. Dicen que los que desertan del desierto viven una eternidad durante un nanosegundo.

En el momento de la deserción se es eterno, mientras el resto deambula, ellos viven su extraña experiencia que no trata de planos paralelos ni de mundos diversos, solo de tiempo que se hunde. Nada vuelve igual de ahí. Si es que se vuelve, pues a nadie le gustan los desiertos.