exit does not exist review

 

Cuando las palabras dejen de nombrar y también de guiar. Y estando en contra, vuelen rasantes escondiéndose agazapadas. Siempre al ras, esperando. Y al erguirse justo antes de atacarnos sin razón. Sin razón, solo porque en su naturaleza nos declaren enemigos de su propia entidad. Por haberlas ultrajado, por haber jugado sin su permiso a ser reyes y también carniceros o lustrabotas. Y luego abandonándolas para volver a utilizarlas confundiendo los hilos creando esa madeja a nuestra semejanza e intención. Cambiándolas de lugar. Alejadas y enajenadas encubriendo su función y resilientes de tanta traición solo sobrevolaran buscando las sobras de nuestros cuerpos para alimentarse y crecer en la soledad de nuestra presencia y nuestra intención. Nos mirarán con pena ya sin poder salvarnos, pena por la soberbia, por habernos creído dioses, por haber pretendido abandonarlo todo olvidándonos de donde estaba lo verdadero, ni siquiera tendremos el aliento para pronunciar un nombre. Y nosotros ya sin ellas, embriagados de su sabor, extasiados por su uso, por un segundo, atinando a comprender lo que quede en el segundo posterior y en el siguiente ya solos con las cosas sin nombre ni palabras.

Mientras tratamos de comprender la peor derrota, nada nos quedará. Nos va a quedar la mirada tonta, inocente y redonda. Una mirada como una pelota de luz que abraza, busca, quema y abriga. Una mirada que necesita justo antes.

En ese tipo de desolación indescriptibles sobre algunos algunas piadosas palabras caen, no todas. Solo algunas, pero certeras. Lo cierto es también que esas palabras aunque rescatadas al ser austeras son sí, utilizadas en su poder de transmisión absoluto pero a su vez, debido al estupor generalizado, repican sobre pocos como rayos filosos y punzantes de salvaje verdad. Quienes descubren que el lenguaje puede reconstruirse reaccionan con temor y veneración. Guardan el secreto y a su vez se apuran por divulgarlo.

Desde allí opera el blog exit does not exist. Con un paso firme y cuidadoso avanza con la seguridad que da la justicia del conocimiento. El conocimiento de las palabras justas en momentos mudos de inquietud. Y así el acontecimiento visible se aferra a una verdad y comienza a perdurar.

Exit does not exist es un blog de poesia realizado por una poeta que no se ampara en artificios. Solo le da valor a la palabra que ya pocos le dan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: