Saturnales

 

Hoy después de mucho tiempo volví a ver esta parte de la película Saturnales. Si lo quieren ver les advierto que la técnica de animación barroca y plagada de errores era adrede, pero a la vez guiada por una genuina incapacidad de distinguir al dibujo como una función o un medio. Se terminó y presentó hace unos cuantos años. Gracias a la realización de esta película nos conocimos en la cocina del laburo con los geniales Román Lamas y Hernesto Mussano. Fíjense y díganme si ese Prometeo tiene algo que envidiarle al Otello de Orson Welles. Mussano era el que manejaba el sonido como un experto somellier de sabores espaciales. Lamberto Arévalo fue un gran timonel al refinar el sentido en esas multiplicidades de esas líneas que no paraban de darse. A nadie suele gustarle presenciar en un solo objeto estético lo inasible o inabarcable, lo absoluto. Existe un oxímoron difícil de asimilar en un recorte de lo ilimitado, pues hay cosas que no pueden facetarse sin echar a perder la potencia de lo esencial.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s