Saturnales

 

Hoy después de mucho tiempo volví a ver esta parte de la película Saturnales. Si lo quieren ver les advierto que la técnica de animación barroca y plagada de errores era adrede, pero a la vez guiada por una genuina incapacidad de distinguir al dibujo como una función o un medio. Se terminó y presentó hace unos cuantos años. Gracias a la realización de esta película nos conocimos en la cocina del laburo con los geniales Román Lamas y Hernesto Mussano. Fíjense y díganme si ese Prometeo tiene algo que envidiarle al Otello de Orson Welles. Mussano era el que manejaba el sonido como un experto somellier de sabores espaciales. Lamberto Arévalo fue un gran timonel al refinar el sentido en esas multiplicidades de esas líneas que no paraban de darse. A nadie suele gustarle presenciar en un solo objeto estético lo inasible o inabarcable, lo absoluto. Existe un oxímoron difícil de asimilar en un recorte de lo ilimitado, pues hay cosas que no pueden facetarse sin echar a perder la potencia de lo esencial.

El Acto Político Del Mito

“El develamiento que produce la mitología es, por lo tanto, un acto político; en una idea responsable del lenguaje, la mitología postula la libertad del mismo. Sin duda que en este sentido la mitología es un acuerdo con el mundo, pero no con el mundo tal como es, sino tal como quiere hacerse.” (Barthes , Mitologías)

Entonces es así como Barthes describe la coerción que provoca el lenguaje a la realidad. Y la función de compuerta de seguridad que justifica a la mitología. Comparaba Barthes el mito con la poesía, haciendo notar como la poesía realiza el movimiento inverso llevándolo al límite tratando de denunciar al lenguaje mismo, no como el mito que negocia, equipara, sopesa, tratando de domesticarlo para que nunca llegue a nombrarnos lo que no debemos escuchar. El mito se ha erigido en nuestro representante ante el lenguaje, él por nosotros le dice al lenguaje que podemos escuchar y significar.

policia

 

El Concepto Y El Mito

“Vayamos ahora al significado: esta historia que se desliza fuera de la forma va a ser totalmente absorbida por el concepto. El concepto, por su parte, está determinado: es a la vez histórico e intencional; es el móvil que hace proferir el mito” (Barthes, Mitologias)

En esta unión que se ha dado entre dos sistemas, entonces existen dos significados, significantes y signos, pero existe un solo concepto. Es aquel por el cual el mito nace. Este concepto es lo que es determinado mientras el resto de los elementos han perdido determinación, el concepto mantiene el sentido de la unión de sistemas en el mito, sería el aceite entre el pigmento y la materia para poder adherirse al lienzo. No importaría este caso la cantidad de pigmento adherida a la materia y la cantidad de materia en el lienzo, siempre estaría el aceite allí para que la función entre pigmento, materia y lienzo se dé. El concepto como excusa y agenciamiento. Como la descomposición de la luz en un arco iris a través del agua, se puede dar en una gota así como en el cielo. En ese sentido el concepto no podría ser ni enunciado porque se desenmascararía el mismo mito ni ocultarse pues parecería evidente su intención, Barthes señala que la opción con la cual se cuenta es naturalizar al mito. Naturalizándolo se logra volver al poder ambiguo, teniendo en cuenta que la naturaleza es ajena a la lengua que al mito contiene. Hay otro movimiento también que es el de mito artificial o contramito y es aquel que se establece sobre el signo del metalenguaje, de la segunda estructura del mito. Y lleva la intención de debilitar al existente.

stornellisantorodallesio

La Función Del Mito

En Mitologías dice Barthes: “La función del mito es eliminar lo real; es, estrictamente, un derrame incesante, una hemorragia o, si se prefiere, una evaporación, en síntesis, una ausencia sensible.”

Podría decirse que el mito se dirige hacia esa dirección, como en una especie de goteo incesante va tejiendo estrategias para acrecentar lo amorfo o indefinido dentro de cierta estructura donde el mito se ha asentado. Así establece un pasaje desde un término con mala fama a una idea dónde pueda albergarse más significantes de índole más amable y confortables, sin pedir demasiada explicación pues el mito niega la explicación. Ese metalenguaje es utilizado para atenuar lo discordante, hacer ver en donde hay realidad, ideología y donde hay naturaleza, intención histórica.

barthes x raulszkraba2

 

La Doble Estructura Del Mito

Dice Barthes en su Mitologias:

“…existen en el mito dos sistemas semiológicos de los cuales uno está desencajado respecto al otro: un sistema lingüístico, la lengua (o los modos de representación que le son asimilados), que llamaré lenguaje objeto, porque es el lenguaje del que el mito se toma para construir su propio sistema; y el mito mismo, que llamaré metalenguaje porque es una segunda lengua en la cual se habla de la primera.”

Es que el sistema semiológico tal como lo estudió Saussure consta de tres elementos: el significado, el significante y el signo; en el mito y según Barthes se desplaza y se duplica, es como si apareciese un fantasma que se posa sobre ese sistema formando un segundo y distorsionándolo. Ambos siguen funcionando asociados vaciando y llenando significantes y sentidos, como si de compuertas y diques se tratara. Lo cierto es que sobre el signo del primer sistema llamado lenguaje objeto se posa el significante del segundo llamado metalenguaje. El lenguaje objeto ofrece sostén formal sobre el cual el metalenguaje despliega su potencia.

barthes y stornelli