No se rinde

Después de larguísima marcha golpee no podía creer que se hicieran tantos análisis de carbono catorce para nada cuando al costado del sudario estaba el mismísimo sepulcro del Gallo Valiente. La puerta de abrió y me atendió el párroco en persona. Nos reconocimos cara a cara. A mis espaldas tronaban las traidoras descargas sobre el […]