Manifiesto

La idiosincrasia, la forma de ser de aquellos que no dejan de presentarse a sí mismos como se espera. La mirada para configurar y reconfirmar la fortaleza por la cual se respira. Algo tan sutil como ver, para luego reconocerse en ese patrón que todo lo sostiene y por el cual se adquiere sentido. En ese espacio donde nadie se detiene a observar para conocer el conocimiento resulta una quimera de la que nadie espera una certeza.

Se espera en forma de fragmentos vestigios de un patrón que puedan ser o ya hayan sido. Se siguen caminos sin salida donde la única seguridad sean cuevas al costado. Después de dar muchas vueltas volveremos por algunas de nuestras cosas.

En la creencia de encontrar patrones similares constituimos tribus de fe, nadie se animará a contrariarlos, pues la fe mueve montañas y también aniquila a sus cismáticos. Nuestra única seguridad será el secreto y la oscuridad..

En ese desierto al que nos arrojaron y por el cual deambulamos muchas señales ya no hay. No es estar perdido transitar por el limbo en donde todo puede ser y nada es. La búsqueda es infructuosa e inútil. Dicen que los que desertan del desierto viven una eternidad durante un nanosegundo.

En el momento de la deserción se es eterno, mientras el resto deambula, ellos viven su extraña experiencia que no trata de planos paralelos ni de mundos diversos, solo de tiempo que se hunde. Nada vuelve igual de ahí. Si es que se vuelve, pues a nadie le gustan los desiertos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: